miércoles, 31 de mayo de 2017

Viva la arruga

Al igual que ayer en el espacio de ayer, hace unos días buceando en  facebooks ajenos encontré una poesía que se titulaba "Pequeña elegía a mis arrugas".

Y me gustó tanto que hoy miércoles quiero compartirla con vosotr@s:

Yo miro mis arrugas y sonrío,
ellas son mi evidencia,
el testimonio,
el papiro más fiel testificando
suavemente,
como a huésped largamente esperado.
Huéspedes del vivir son ellas
con todo secreto y parsimonia,
me regresan -magdalenas fantásticas-
infancia, juventud, el paisaje del sueño,
la música de la palabra amor, poesía, muerte,
mis amados ausentes girando en la noche;
alguna vez establecen porfía
con mi piel y mis ojos, con mis viejos cansancios,
hasta imponer su secreto (nostalgia en sangre y alma).
yo miro mis arrugas y sonrío,
ellas son la evidencia, el testimonio,
el papiro más fiel testificando: he vivido.



La autora de esta belleza es Serafina Nuñez y creo que no es ni más ni menos que un homenaje a la vida, porque en mi opinión las arrugas son el testimonio gráfico de que por nosotras o nosotros pasa algo increíble e importante, la vida.

En una sociedad donde la cosificación de la mujer es lamentable y donde parece que debemos evitar el paso del tiempo por nuestro cara y cuerpo, creo que es de justicia que dejemos de lado esas tonterías. Con esto no quiero decir que este en contra de las operaciones estéticas, todo lo contrario, si hay algo de nuestro cuerpo que no nos gusté y además nos genere un problema y lo podemos subsanar genial, pero eso de vivir presa de un estilo de vida en el que se nos trata como ganado me asquea, me enferma.

No hay arruga más fea ni más anti estética que las del alma, las del corazón, esas que hacen de las personas seres realmente feo.

Para mi no hay rostro más bonito que yo haya visto que el de mi abuela y eso que las arrugas le recorren la cara y el cuerpo, una cara y un cuerpo que ha dado a luz a cinco hijos y hijas, a los cuáles ha cuidado y ha hecho de ellos y ellas gente decente y con principios. Y no hay cara más bonita ni ojos con una mirada más intensa.

Cada arruga, cada pliegue de la piel es hermoso, es bello, repito es vida.

Hace unos años había una foto que me hice con mi chico que aborrecía porque una arruga me surcaba la cara, y madre mía que idiotez más grande, porque ese pliegue me demuestra que sigo disfrutando de la vida, y eso es algo que con meses me dijeron que no tendría, la perdería, entonces ¿Por qué leches preocuparme por eso?


Muchos besos rinconers y que VIVA LA ARRUGA!!!!

Hasta mañana :) :) :) :) :)








No hay comentarios:

Publicar un comentario