domingo, 14 de mayo de 2017

Habían más de trece razones para conocer la verdad de Hannah Baker: Por trece razones


Ayer al despedirme os comentaba que antes de lanzarme a ver la serie de la que quiero compartir hoy, muchas eran las razones que había leído para verla como para no verla. Pero al final como casi todo en la vida venció la curiosidad e influyó en que una compi del curro también la estuviera viendo y me hablará de ella.

Así que había más de trece razones para verla y hay muchas más razones para sentarme este domingo en este blog para comentaros qué me ha parecido y cuáles son las conclusiones que he sacado para que una adolescente de 17 años decida que su única salida posible es el suicidio. Tranquilidad a la hora de seguir leyendo porque en este espacio va a ver 0 spoilers que de tanta mala leche me ponen a mi.


Por trece razones nos cuenta como Clay Jensen vuelve un día a casa después del instituto y encuentra una misteriosa caja con su nombre. Dentro descubre uan cinta grabada por Hannah Baker, una compañera de clase por la que sentía algo muy especial y que se suicidó tan solo dos semanas atrás.

En las cintas, Hannah cuenta que hay y cuáles son las trece razones por la que ha decidido quitarse la vida.

¿Será Clay una de ellas? Si la escucha, tendrá la oportunidad de conocer cada motivo de la lista.


Pero antes de meterme en mis razones quiero hacer un desgranaje de la estética y puesta en acción de un tema tan sumamente delicado como es el suicidio de una adolescente.

- Aunque el tema central es duro, cruel y despiadado nos encontramos ante una serie en apariencia juvenil pero con una dramatización por parte de los actores y actrices muy seria, muy por la labor, muy real.

- El juego de escenas entre los antes y después de Hannah, a la altura de grandes producciones.

Pero lo que encuentro como fondo de armario de esta historia es ya no solo un atroz acoso escolar sino un maltrato tanto a la víctima como posteriormente a sus padres.


La serie no te deja pestañear ni un instante por lo sensible de los temas que toca, porque cómo los toca y por lo sensible y sorprendente en cada capítulo que es. Sorprendente entenderme en el mal sentido de la palabra.

¿Qué puede sentir una joven que se encuentra perdida y frágil en un instituto en donde los silencios cómplices y las sonrisas duelen más que las bofetadas?

He leído sobre ella que es un mal ejemplo pero para mi y en mi honesta opinión dejando de lado el tema de las cintas que también hay gente que me ha dicho que lo considera cruel por parte de Hannah, es una muestra gráfica de lo que hoy en día está de muy desgraciada actualidad:

- El machismo.
- El mal uso de las redes sociales y móviles, convirtiéndose en pistolas sin balas.
- El acoso escolar.
- El abuso sexual.
- La inoperancia por omisión o por falta de recursos de aquellos y aquellas que deberían echar una mano a aquell@s que padecen lo que Hannah.
- El no medir las consecuencias de una "broma".
- El maltrato hacia la mujer, acusándola de verdugo cuando en realidad es la víctima.

Y aquí creo que es cuando la serie se desvirtúa un poco, porque nos hace plantearnos una pregunta ¿Ella en realidad en víctima o verdugo?


Porque todo y tod@s giran en torno al hecho de que ella y esto no es spoiler decide terminar con su vida, una vida que de haber habido algún o alguna valiente lo mismo no hubiera terminado de esa forma.

¿La habéis visto? ¿Qué opináis de ella?

Esta semana coincidiendo con mi visión de la serie, Netfilx ha confirmado que habrá una segunda temporada. Y yo que he terminado la primera me surgen varias preguntas:

- ¿En torno a qué o quiénes va a girar?
- ¿Se hará justicia con Hannah?
- ¿Se cambiarán los métodos de trabajo en el instituto?


Cada capítulo que leía me iba recordando a un libro que leí este verano La chica que lo tenía todo, que aunque no acaba igual si tiene unos nexos comunes bastante evidentes, así aprovecho para recomendaroslo y también que hagamos entre todos y todas una profunda reflexión sobre:

* La sociedad en la que vivimos.
* Si ésta nos gusta o hay cosas que debemos mejorar.
* Si vamos a seguir inoperantes en el tema del acoso escolar.
* Que podemos hacer como seres particulares ante situaciones de acoso que intuyamos o presenciemos.
* Hacia donde iremos en el futuro.

Antes de despedirme también comentar que hay escenas de violencia muy explícita que a cualquier persona con un corazón dentro del pecho le deben doler, pero creo que son necesarias y que a través de la serie y con muchas precauciones se puede trabajar y ver que es lo que nunca debemos hacer o decir.

Yo no os voy a engañar todavía sigo con malestar en el cuerpo pero no me arrepiento de haberla visto, todo lo contrario, le sacó cosas "buenas" dentro de la gravedad para trabajar con menores y adolescentes.

Muchos besos rinconer@s y hasta mañana.

:) :) :) :) :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario