sábado, 20 de febrero de 2016

Todas las alfombras del PP al descubierto...

Si no era suficiente Rato y el caso Bankia, la asquerosa trama Gürtel, la trama Punica, Barcenas, los ordenadores de la calle Génova rotos presuntamente a martillazos, el caso de Gómez de la Serna, todos los ediles del PP del Ayuntamiento de Valencia imputados por delitos de corrupción... la semana pasada se terminó con otro de los grandes bastiones del PP por los aires, haciendo dimitir a la que much@s denominan "la lideresa", osease, Esperanza Aguirre.


Me parece increíble que en un partido haya tanta gente llevándose el dinero crudo y llevando a vidas que para nada se podrían corresponder a un sueldo de diputado regional, y que la persona que dirige ese partido no se de ni cuenta???

Por desgracia parece que los ciudadan@s nos hemos acostumbrado a estos casos y a que cada día o cada semana salga algún nuevo caso o nuevo nombre en la palestra de la corrupción, pero ¿Hasta cuándo vamos a tener paciencia?

¿Cómo un partido que pretende gobernar este país supuestamente ha pagado su sede central, por cierto como much@s sabréis en la calle Génova, 13, y que nadie en ese edificio sepa ni dónde vino ese dinero, ni cómo se pagó?

¿O es qué el resto de los mortales somos los gilipollas de saber hasta el aire que se mueve por las cortinas de nuestro baño?

Lo peor de todos estos casos y el de Madrid en particular que es el que a mi más afecta como madrileña no votante del PP, es haber sido testigo día a día de cómo este partido iba destrozando poco tanto mi ciudad como mi Comunidad.

Como por ejemplo empezando obras faraónicas que ni siquiera se han empezado, llamese Campus de la Justicia; como han ido desmantelando hospitales, como por ejemplo el San Carlos quitando una de las mejores unidades de enfermedades contagiosas de nuestro país; como han ido desmantelando nuestra Sanidad, dejando a miles de madrileñ@s en la cuneta de las listas de espera de la Seguridad Social; como han desolado nuestra educación pública, dejando cada vez menos plazas públicas y subiendo tasas universitarias a límites inasumibles por parte de las familias.... y así un suma y sigue de hechos y circunstancias que hacen que cuando echamos la vista atrás y somos espectadores de lo que está saliendo nada de ello nos extrañé, porque en mi opinión, algo en Madrid olía muy mal.


El fin de semana pasado, coincidiendo con el día de los enamorados Esperanza Aguire dimitió como presidenta del PP de Madrid, decisión que creo debería haber tomado hace tiempo, como por ejemplo desde que uno de los que fue su vicepresidente le metieron preso por llevarse mordidas de obras en Madrid???


Creo no equivocarme en pensar que Esperanza Aguirre nunca ha puesto mano en lo ajeno, pero de verás ¿Ha sido ajena a todo lo que tenía alrededor?

Se agradece esta dimisión,pero más se agradecería que esta decisión no fuera por presunto miedo, sino por respeto a la ciudadanía que la hizo ser una de las presidentas más votadas de una Comunidad Autónoma, no por mi pero si por much@s otr@s madrileñ@s que confiaron en ella. Y ya que dimite ¿Por qué no deja su acta en el Ayuntamiento y deja de hacer el ridículo cada vez que intenta atacar a Manuela Carmena?

En serio creo que personajes como Rita Barbera, Esperanza Aguirre o Mariano Rajoy son viejos robles que deberían ser talados para dar espacio a nuevos árboles que aunque con ideales totalmente diversos a los míos por lo menos dieran un ambiente de limpieza a un partido que nada más que levanta una alfombra lo que sale es mucha, muchísima mierda.

En definitiva, que esperemos no volver a elecciones y de una buena vez los políticos y políticas de nuestro se sienten y formen un Gobierno regenerador, que recupere a su población, la confianza de los españoles, y que haga que no salgamos en todas las noticias del mundo como el país con más corruptos por metro cuadrado.

Besos rinconer@s, y espero que disfrutéis del fin de semana, yo mientras tanto me voy al cine con mi chico a ver porque Juana de Castilla acabó encerrada en Tordesillas.

Hasta mañana :) :) :) :) :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario